CÓMO ALIVIAR UNA CONTRACTURA MUSCULAR

¿Qué es una contractura muscular? 

Una contractura muscular, como su nombre indica, es una contracción continuada del músculo o de alguna de sus fibras. Las contracturas pueden ser voluntarias o involuntarias. Si se produce debido a una lesión y causa dolor o molestia, se trata de una contractura involuntaria. 

EstudioFisio Contractura

La contractura se puede distinguir como un abultamiento al tacto, en forma de nudo o banda tensa. En ocasiones, las contracturas derivan en puntos gatillos miofasciales (PGM). Los puntos gatillo se producen en áreas musculares generalmente pequeñas y con límites claros, donde la contracción se encuentra muy concentrada, y que a la presión o el movimiento causan dolor irradiado a otras zonas del cuerpo. 

Los síntomas más comunes de las contracturas musculares son:

  • Dolor y rigidez articular y muscular. 
  • Disminución del rango articular. 
  • Dolor tipo quemazón/ardor.
  • Dolor filiforme (como si se pudiera señalar con el dedo el trayecto).

Las contracturas son muy comunes y afectan a todo el mundo. Son habituales tras hacer ejercicio o someterse a un esfuerzo puntual, pero también aparecen tras posturas forzadas o malas posturas, movimientos repetitivos o mantenidos o por tensión generada debido al estrés, ansiedad, incertidumbre u otros factores.

Las contracturas musculares pueden clasificarse de varias formas:

  • Durante el esfuerzo: mientras realizamos algún esfuerzo físico (si es excesivo, por su dureza o por falta de entrenamiento).
  • Posterior al esfuerzo: el músculo no puede volver a su estado de reposo, debido a un ejercicio intenso. Si el músculo ha sido sometido a un trabajo mayor, no es capaz de volver a un estado de relajación.
  • Residual: debido a una lesión grave, las estructuras de su periferia tienden a contraerse como protección.
  • Postura mantenida: a consecuencia de las posturas mantenidas durante un largo periodo de tiempo, el músculo tiende a acortarse y le cuesta volver a su estado inicial. Suele ocurrir en personas que trabajan con ordenador, las que levantan peso, personal de limpieza, etc.
  • Estrés: normalmente suele ser emocional. Suele aparecer en zona cervical y hombros.

Pide cita Ahora

¿Dónde son más comunes las contracturas?

La mayoría de las personas las suelen padecer a nivel cervical, dorsal, lumbar y en la zona de la pelvis. Los músculos más contracturados suelen ser los trapecios superiores, piramidales, musculatura de antebrazo, angular de la escápula, infraespinoso, supraespinoso, cuadrado lumbar, glúteos y gemelos. 

¿Debo preocuparme por una contractura?

No debes preocuparte. Por suerte es una lesión poco grave, aunque, según su intensidad, puede llegar a molestar bastante e incluso a inhabilitar temporalmente. Si se padece de forma habitual en la misma zona y no se trata, puede empeorar y tornarse crónica, dificultando la recuperación del rango articular normal, e incluso refiriendo dolor a otras zonas del cuerpo. 

¿Cómo quitar las contracturas musculares?

La forma más habitual de encontrar alivio es realizar un tratamiento por uno mismo, también llamado autotratamiento. Lo podemos hacer mediante estiramientos, automasajes con una pelota de tenis e intentando cambiar de postura cada cierto momento.

 

Para prevenirlas, como hemos dicho antes, debemos cambiar de postura cada hora y movernos de forma activa durante unos minutos.

 

En caso de que el dolor no remita o se agudice, se recomienda acudir a un profesional de la salud. Los fisioterapeutas están formados para tratar todos los tipos de contracturas musculares. Suele ser uno de los motivos principales para acudir a su consulta, por lo que tienen mucha experiencia y han visto muchos casos diferentes. Esto, unido a su titulación universitaria, les da un bagaje más que suficiente como para tratar con garantías las contracturas musculares. Los fisioterapeutas las suelen tratar con técnicas manuales, con punción seca, con osteopatía, aplicación de calor con instrumentación de radiofrecuencia, tipo Indiba, o mediante ejercicios guiados.

Saber más de nuestros servicios de Fisioterapia

ÁNGELA VÍRSEDA GARCÍA

Fisioterapeuta colegiada Nº 8527 por el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid y Osteópata por la FBEO.